AUDÍFONO, ¿POR QUÉ NO?

 

oreja

Hola, amig@s;

A La guía del mayor le preocupa los numerosos casos que se está encontrando de personas mayores con pérdidas auditivas importantes, y las cuales no le ponen solución. Esta situación les genera una serie de complicaciones que les afecta en su día a día, lo que conlleva una pérdida alarmante de su calidad de vida. ¿Por qué será?

Por ello, nos hemos puesto a investigar sobre este fenómeno y nos hemos dado cuenta que existen muy pocos estudios al respecto.

Todos tenemos la capacidad de podernos comunicar, ya que  es un componente importante en nuestra vida diaria para disfrutar de un envejecimiento saludable y activo.

Pero cerca de un cuarta parte de las personas de 65 a 74 años y hasta la mitad de los mayores de 75 años sufren presbiacusia, una disminución auditiva que se basa en la pérdida de las células sensoriales auditivas, y de las funciones centrales del procesamiento asociados con el proceso de envejecimiento.

Este problema dificulta el intercambio de información, por lo tanto genera un impacto significativo en la vida diaria. La pérdida de la audición en las personas mayores también puede contribuir al aislamiento social y pérdida de autonomía, y está asociada con la ansiedad, la depresión y el deterioro cognitivo.

Según apuntan algunos autores son especialmente los hombres los que sufren más esta consecuencia, aunque las diferencias entre géneros parecen estar mediadas por la influencia de parámetros psicosociales, y no tanto por la variable de salud física o sociodemográficas.

Según Kelly et al., a las personas mayores con pérdida auditiva les resulta más fácil hablar que escuchar, por la carga mental que ello supone, es por esto que tienden a dominar la conversación.

Otras pueden volverse injustificadamente desconfiadas y estar más expuesta al peligro de alucinaciones auditivas como la impresión de que los demás hablan mal de ellos, sintiéndose rechazados y apareciendo a veces otros problemas graves como delirios e incluso depresiones.

Los expertos coinciden en varios factores que conllevan el poco uso de los audífonos en la población mayor: la adherencia, el alto coste, el ruido y su mantenimiento.

Por todo lo expuesto, recomendamos ante cualquier problema de audición acudir al especialista, el otorrinolaringólogo, para un estudio y valoración de las causas que motivan la pérdida de audición.

Ante la pérdida auditiva no pienses que es algo natural de la edad y actúa.