LA NAVIDAD, FUENTE DE CONFLICTOS Y MELANCOLÍA, ¿POR QUÉ?

navidad

Cuando se acercan las fechas navideñas todos nos echamos a temblar, ya sea por el desembolso que nos toca realizar por regalos, estrenas, o por la compra compulsiva de variedad de alimentos que desgraciadamente acaban en la basura porque es materialmente imposible comérselo todo.

Pero la mayor preocupación de la mayoría de personas en estas fechas es la de no en contarse solo/a en Navidad o por el contrario personas a las que no les apetece nada reencontrarse con familiares que hace meses que no ve y con los que se suele guardar cierto resentimiento por esta pérdida de contacto del día a día.

¿Por qué este “espíritu navideño” nos crea tantos sentimientos encontrados?: frustración, melancolía, tristeza…a la vez que alegría, espiritualidad, realización de buenas acciones hacia los demás,…demasiadas emociones para canalizarlas y dejarlas fluir estos días, que nos alteran considerablemente nuestro día a día.

Por otro lado, parece que la sociedad en la que vivimos nos recuerda constantemente que debemos estar felices y contentos estos días. Y, ¿qué pasas si no te encuentras así?, ¿Qué pasa si estás triste porque tu pareja ya no está, o porque tus familiares directos “pasan” de ti durante todo el año y va y te invitan a comer el día de Navidad?, ¿Cómo te sientes compartiendo una comida con personas, que sí, que son de tu familia pero que no saben si te has resfriado o te has caído un porrazo la semana pasada?

Por lo que estaría genial que todos nos planteáramos un “Plan de Acción” para estas fechas. Respetando nuestros deseos y nuestras necesidades y también las de los demás; evitando el chantaje emocional de nuestros familiares, porque seguramente es más fácil para ti ir a comer el día de Navidad con tu compañero/a de mesa habitual de tu centro de día, con el que compartes tus penas y alegrías diariamente, y poder ir a merendar cualquier día a casa de tus familiares sin agobios navideños.

Pero amigos/as, esto es una decisión de cada uno, ya sé que fácil de decir y difícil de hacer. Es vuestra decisión sucumbir a las reuniones familiares establecidas o intentar vivirlas como uno mismo desee. Pero entiendo que esto es muy complicado y que puede acarrear conflictos familiares el resto del año. Si decidís acudir, intentar pasadlo bien, acudir con una buena actitud, alegres y con la satisfacción de qué estáis acompañados por personas que os quieren, aunque no sepan demostrarlo en ocasiones.

Así que amig@s, intentad pasar unos días de paz, alegría y relajación; y por supuesto no olvidéis vuestras actividades diarias como pasear, salir con las amistades y llevar una buena alimentación sin demasiados excesos estos días.

Queridos amig@s, que paséis unas buenas fiestas en armonía, paz y amor. Desde La guía del mayor os lo deseamos de todo corazón.

                  FELICES FIESTAS

belen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s