¿CAMINAMOS?, ¿JUNTOS?

Lluneta, alma de La guía del mayor. Qué felíz nos hace pasear con ella.
Lluneta, alma de La guía del mayor. Que feliz nos hace pasear contigo.

¡Hola, amig@s!

¿Cuánto camináis al día?

Caminar todos los días es una rutina económica y muy terapéutica, ya que nos ayuda a mejorar nuestro estado físico y emocional. Es un hábito muy saludable para incorporar en nuestro envejecimiento activo.

Son numerosos los estudios que enumeran los beneficios de caminar al menos 30 minutos al día, entre ellos encontramos:

Fortalece el corazón, previene enfermedades cardiovasculares: reduce el riesgo de sufrir de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares hasta en un 27%.

Reduce el riesgo de padecer ciertas enfermedades: tienden a sufrir menos de diabetes tipo II, asma y algunos tipos de cáncer.

Ayuda a equilibrar el peso: ayuda a acelerar el metabolismo y gracias a esto favorece al organismo con la quema de grasas.

Previene la osteoporosis: estimulamos y fortalecemos los huesos, aumentando la densidad ósea; además mantiene la salud de las articulaciones, ayudando a prevenir problemas como la artritis.

Previene la demencia: puede evitar la contracción del cerebro y así preservar la memoria a medida que pasan los años. La actividad física estimula y protege el cerebro, reduciendo el riesgo de demencia hasta en un 40%.

Aumenta los niveles de energía: aumenta la circulación y el suministro de oxígeno a cada célula del cuerpo. Gracias a esto, este hábito saludable nos ayuda a mantener más activos, combate los bajones de energía después del almuerzo y nos mantiene despiertos.

Combate la depresión: es una buena terapia para prevenir y combatir la depresión y todos sus síntomas.

Y, ¿caminamos correctamente?, os animo a que sigáis estos pequeños consejos:

  • Evitar caminar apresurados.
  • El abdomen debe de ir recogido y la espalda recta, los hombros hacia atrás pero sin exagerar, evita sacar el pecho, este debe de ir relajado, los hombros deben colocarse en una postura natural.
  • El ritmo del caminar lo deben llevar las caderas, es por eso que tu abdomen debe de ir apretado.
  • Los brazos deben de ir sueltos a los lados si no llevas nada cargado y debes permitir que se muevan al ritmo de tu andar.
  • Evita ver al piso cuando caminas, la mirada debe de ir de frente.
  • Cada persona debe encontrar su ritmo, aquel con el que se sienta cómoda. Los pasos cortos siempre son la mejor opción, las grandes zancadas pueden cansar en exceso.
  • Llevar una botellita de agua y, aunque no se tenga sed, tomar pequeños tragos.
  • Utilizar ropa y calzado cómodos.
  • Acompañado siempre es mejor, es la manera de obligarse a salir. También con tu mascota (perro) o escuchando un buen programa de radio o música que active la marcha.

Si te da miedo salir solo, no te ves con fuerzas o simplemente eres un poco perezoso, hay posibilidades para salir a caminar acompañado; en La guía del mayor tenemos experiencia; te damos conversación, activamos tu mente, mientras caminamos y paseamos a nuestra mascota.

Os recuerdo que para llevar un envejecimiento activo y saludable es importante el ejercicio físico, una buena alimentación y relacionarnos con nuestro entorno.

¡Venga, animaros! ;  ¡ ¡ Nunca es tarde para empezar ! !

¡Hasta pronto, amig@s!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s