COMO LA VIDA MISMA

Tristeza en los mayores.

¡¡Hola, amig@s!!!

Ya estamos de vuelta, y como os prometí, con la segunda entrega de nuestra compañera Elena, psicóloga y amiga. Elena nos relata uno de los muchos casos que le entran en las llamadas del Teléfono de la Esperanza; personas mayores que se sienten solas, al borde de la depresión y que llaman como grito de socorro para que les ayuden a salir del pozo donde se encuentran. Espero que os resulte interesante para reflexionar sobre cómo podemos ayudar a estas personas que sienten que ya no sirven, porque la razón de su vida, cuidar a los demás, ya no existe o no les satisface.

 Esta mañana hablé  con Carmen, mujer jubilada, ama de casa, cuidadora….

Al hablar con ella me confesó que llevaba años con depresión, el médico de cabecera le recetaba unos tranquilizantes. Se encontraba apagada, sin ganas de nada, tenía que hacer verdaderos esfuerzos por salir a la calle.

Tiene una amiga que tira de ella y por eso sale, todos los días hacen aguayim y reconoce que le alivia y le hace sentir mejor tanto física como mentalmente.

 Cuando me lo contaba su voz se entrecortaba por las lagrimas, esta mañana estaba tan decaída, que ha decidido quedarse en casa, lo esta pasando mal.

Le he animado a que busque actividades que le resulten placenteras y sobre todo que se mantenga activa, que siga haciendo deporte, que salga y no pierda sus contactos sociales.

 Creo que muchas veces abandonamos o aparcamos nuestros deseos para satisfacer a los demás, sobre todo, las mujeres de ciertas épocas, acostumbradas y educadas para atender las necesidades de la familia (marido, hijos, abuelos, nietos….).

A veces es fácil dejarnos llevar por la tristeza y la falta de ganas. Por eso es importante rodearnos de personas que nos aporten, nos motiven y sobre todo ser positivos.

 Una persona positiva convierte sus problemas en retos, nunca en obstáculos.

 El estar activos, tanto física como mentalmente es fundamental para combatir un estado depresivo, una gran diversidad de estudios lo demuestran. Ya que al hacerlo liberamos endorfinas, que son las hormonas de la felicidad, estas regulan nuestros niveles de dolor físico  y ayudan a controlar la ansiedad.

Cuando estamos con el animo bajo tendemos a aislarnos, esto es un grave error que a toda costa hay que evitar, ya que al final se convierte en una espiral, que nos atrapa.

Para finalizar quiero dejar una reflexión de un gran psicólogo, pedagogo y escritor Bernabé Tierno:

                                              “La peor vejez es la del espíritu”

 

Elena García Laín

Psicóloga.

ALOJAMIENTOS ALTERNATIVOS: “HOGARES COMPARTIDOS”

¡Hola, amig@s!

No quería dejar pasar la ocasión de contaros un proyecto: HOGARES COMPATIDOS que ya es toda una realidad de alojamiento alternativo.

El viernes 23, pasamos una tarde increíble con nuestros amigos de Hogares Compartidos;  a través de su Gala Solidaria, pudimos observar como está calando en la sociedad valencia.

Disfrutamos de una tarde de emociones donde los residentes, el equipo técnico y  voluntarios pusieron toda su energía e ilusión para ofrecernos una velada mágica. Los magos Juanma González y Rubén Aparisi, nos deleitaron  con una mágica actuación que nos hizo vibrar, reír y aplaudir. Hasta realizamos un tweet conjunto al final de la gala muy divertido: “Nos vamos a Cuenca a hacer montañismo en camello con Abraham Mateo.”

Pero sin duda, lo más emotivo, fue el video explicando los propios residentes, que es Hogares Compartidos, que significa para ellos, como les ha cambiado la vida, y sobre todo los valores que comparten: respeto, confianza y acompañamiento.

Hogares Compartidos nace para dar solución a una necesidad actual muy clara: tener un hogar digno donde poder vivir, ya que un alto porcentaje de nuestros mayores viven solos y  no pueden hacer frente a las cargas económicas de una vivienda o de una residencia.

Hogares Compartidos es un programa innovador de acompañamiento social en pisos supervisados  para personas con escasos recursos económicos, principalmente pensionistas.

El equipo de Hogares Compartidos favorece la relación entre los residentes realizando la selección de los participantes y un acompañamiento en la convivencia para generar tranquilidad y seguridad entre los residentes de los diferentes  pisos.

Son los propios residentes los que establecen sus propias rutinas dentro de las normas básicas de convivencia (compra, limpieza…). Los gastos de luz, agua y gas se dividen a partes iguales entre los participantes del programa, favoreciendo así uso responsable de los mismos. Hay libertad de horarios respetando el descanso de los compañeros.

Después de contaros que es Hogares Compartidos, sería bueno reflexionar como podemos ayudar a mejorar la situación de tantas personas que se encuentran en el umbral de la pobreza, no sólo económica si no social y relacional, y que necesitan encontrar recursos sociales donde se les ofrezca no solo alojamiento y comida, sino algo más, cariño, comprensión, acompañamiento, tranquilidad, en definitiva, sentir que no estás solo contra el mundo justo en la última etapa de nuestras vidas, por que como dijo Bette Davis “ La vejez no es para cobardes”.

Así que ya sabéis amig@s, si queréis colaborar, con donativos, pisos que no utilicéis, o simplemente ofrecer vuestro tiempo unas horas para acompañar a nuestros amigos de Hogares Compartidos, podéis contactar en: www. Hogarescompartidos.org

¡Hasta pronto!

Equipo y residentes de Hogares Compartidos. Gracias por la mágica tarde.
Equipo y residentes de Hogares Compartidos. Gracias por la mágica tarde.

“COLOREAR MANDALAS O LIBROS DE COLOREAR PARA ADULTOS.”

Libros de Mandalas
Libros de Mandalas

¡¡Amig@s!!

¡Lo que acabo de descubrir esta semana, y no tenía ni idea que esto existía! Y mirar que a mí siempre me ha gustado coger los libros de mis sobrinos y ponerme a pintar; colorear siempre me ha gustado porque siento que me relaja y que se me pasa el tiempo volando.

Acabo de descubrir que existen libros para colorear para adultos o lo que es lo mismos colorear Mandalas. Se ve que esta práctica está bastante extendida en otros países de Europa, como en Francia y que hace furor. ¡Viva mi ignorancia!

Conseguir relajarse es una necesidad para afrontar la actividad del día a día y no verse abrumado por las preocupaciones y los problemas que nos afectan. Más, si tenemos a una persona dependiente a quién cuidar o necesitamos entrenar nuestra mente para realizar las actividades básicas de la vida diaria.

Según la psicoterapeuta Judit March explica por qué el colorear reduce el estrés: “Cuando nos centramos en pintar, en la coordinación entre el ojo y la mano, ponemos a funcionar el hemisferio izquierdo (del cerebro), encargado del razonamiento. Esto provoca la inhibición del sistema límbico implicado en las emociones, lo que nos ayuda a olvidarnos de lo que nos preocupa. Así, el cerebro recupera su orden interno”.

Los mandalas son diagramas o representaciones esquemáticas y simbólicas del macrocosmos y el microcosmos. Los utilizaban hace cientos de años los budistas e hinduistas y han llegado a nuestra cultura actual como una forma de relajación y concentración. Mándala significa círculo, centro… alrededor del cual se suceden formas o muestras en las que están representadas los puntos cardinales adornados con diseños geométricos o de la naturaleza: círculos, corazones, estrellas, mariposas, flores…

La relajación con mandalas consiste en colorear estos dibujos hechos a línea, una actividad que puede practicar cualquier persona a cualquier edad, ya que no requiere esfuerzo ni conocimientos especiales. Esta técnica desarrolla la paciencia y la coordinación, despierta los sentidos y la intuición y potencia la concentración y el autocontrol.

¿Cómo lo hacemos?:

-Empezar respirando de forma profunda y rítmica para que ayude a alcanzar la relajación a medida que vas coloreando.

– Existen dos técnicas para pintar mandalas: desde dentro hacia fuera, si el momento te pide exteriorizar tus emociones, o desde fuera hacia adentro, si lo que buscas es encontrar tu centro y contactar con la esencia de tu subconsciente.

-Colorea según te dicte el ánimo y la intuición.

-Al acabar, es recomendable dedicar unos minutos a contemplar el mándala ya coloreado. Es una forma de que el “mándala hable” y veas reflejado en él tu yo más interno.

Estos son los diferentes libros que se pueden encontrar en las librerías:

Mándalas y otros dibujos budistas para colorear.

-Mándalas y otros dibujos zen para colorear.

-El libro del Mindfulness para colorear de la ilustradora Emma Farrarons.

También existen cuadernillos con cuadros de pintores famosos, en algunos de ellos te explican las técnicas para realizar el cuadro o pintar con pintura al óleo o acuarela, en otros simplemente puedes colorear directamente con tus lápices o rotuladores.

Pues, ya sabéis, para relajaros o simplemente para pasar un buen rato, existe una nueva afición, ¡colorear!

Y, recordar, amig@s, que para mantener un envejecimiento activo y saludable es necesario el ejercicio físico, una buena alimentación, salir y relacionarse con los demás, y por supuesto, entrenar la mente realizando tareas que nos resulten agradables.

¡Hasta la próxima!

“LA SOLEDAD”

¡Hola, amig@s!

Esta semana tenemos una colaboración muy especial. Elena, Psicóloga con muchos años de experiencia y la cual realiza una laboral excepcional en el Teléfono de la Esperanza, nos va a dar pautas de como afrontar esta etapa de nuestras vidas desde una perspectiva positiva. No os lo perdáis.

¿Qué apoyos se necesitan  para sobrellevarla?
¿Qué apoyos se necesitan para sobrellevarla?

LA SOLEDAD EN LA TERCERA EDAD

 La soledad es un estado afectivo interior, un sentimiento que escapa a la observación objetiva, esta anclada en la historia personal de cada uno, también es ese momento intimo que todos tenemos, que nos sirve para meditar, recordar  acontecimientos pasados….

La tercera edad es una etapa más de la vida que hay que aprender a disfrutar, el psicólogo Carl Jung, la denominó como “fase cultural”, la cultura entendida  no solo como adquisición de conocimientos, sino como la búsqueda de la propia plenitud.

Llegar a “viejo” es tener la oportunidad de completar toda una existencia, se trata de un proceso complejo que se inicia en el nacimiento. Aunque “viejo” sigue siendo el protagonista de su vida y ha de tener la capacidad de vivirla de la manera más sana y feliz posible.

Aprender a disfrutar de la vejez es fundamental para seguir disfrutando de la vida.

Afrontar la soledad supone:

 Aceptar las propias limitaciones.

Sentirse activo, podemos vivir sin trabajo, pero no sin actividad, cada persona tiene que buscar que es lo que le hace sentir útil, le conforta, le enriquece…

Tener una actitud positiva que se centre en el presente, en el aquí y ahora, sin distorsionar la realidad, ni adelantarse a acontecimientos futuros.

Ser optimista, es una capacidad emocional crucial en esta etapa, para mantener las riendas de la propia vida, si se percibe la edad como una oportunidad de vida, si se interpreta la vejez no como proximidad a la muerte, sino como testimonio de haber vivido, encontrara la manera de enriquecer el contenido de su vida que le queda por vivir.

El optimismo le llevara a no atormentarse por cuanto tiempo le queda de vida y le permitirá participar activamente en la construcción de cómo aprender a vivirla.

 Considero que estancarse en los recuerdos exclusivamente, nos impedirá vivir el presente, y tener ilusión por seguir viviendo y valorar el día a día.

Aunque a veces nos resulte difícil por las experiencias que cada uno lleva en su mochila, hay que seguir levantándose con ilusión, todos /as somos capaces de hacerlo.

 Finalmente quiero dejar una reflexión de un gran escritor al llegar a su propia vejez:

“El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad.” Gabriel García Márquez.

Elena García Laín

Psicóloga.

Gracias, Elena por tus palabras, esperamos con entusiasmo tu segunda entrega. Como se desarrolla tu labor de voluntariado, con que situaciones te estás encontrando y sobre todo, como las están afrontando nuestro mayores, cuales son sus emociones y sus anhelos, y como les podemos ayudar.

¡Hasta pronto!

¿CAMINAMOS?, ¿JUNTOS?

Lluneta, alma de La guía del mayor. Qué felíz nos hace pasear con ella.
Lluneta, alma de La guía del mayor. Que feliz nos hace pasear contigo.

¡Hola, amig@s!

¿Cuánto camináis al día?

Caminar todos los días es una rutina económica y muy terapéutica, ya que nos ayuda a mejorar nuestro estado físico y emocional. Es un hábito muy saludable para incorporar en nuestro envejecimiento activo.

Son numerosos los estudios que enumeran los beneficios de caminar al menos 30 minutos al día, entre ellos encontramos:

Fortalece el corazón, previene enfermedades cardiovasculares: reduce el riesgo de sufrir de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares hasta en un 27%.

Reduce el riesgo de padecer ciertas enfermedades: tienden a sufrir menos de diabetes tipo II, asma y algunos tipos de cáncer.

Ayuda a equilibrar el peso: ayuda a acelerar el metabolismo y gracias a esto favorece al organismo con la quema de grasas.

Previene la osteoporosis: estimulamos y fortalecemos los huesos, aumentando la densidad ósea; además mantiene la salud de las articulaciones, ayudando a prevenir problemas como la artritis.

Previene la demencia: puede evitar la contracción del cerebro y así preservar la memoria a medida que pasan los años. La actividad física estimula y protege el cerebro, reduciendo el riesgo de demencia hasta en un 40%.

Aumenta los niveles de energía: aumenta la circulación y el suministro de oxígeno a cada célula del cuerpo. Gracias a esto, este hábito saludable nos ayuda a mantener más activos, combate los bajones de energía después del almuerzo y nos mantiene despiertos.

Combate la depresión: es una buena terapia para prevenir y combatir la depresión y todos sus síntomas.

Y, ¿caminamos correctamente?, os animo a que sigáis estos pequeños consejos:

  • Evitar caminar apresurados.
  • El abdomen debe de ir recogido y la espalda recta, los hombros hacia atrás pero sin exagerar, evita sacar el pecho, este debe de ir relajado, los hombros deben colocarse en una postura natural.
  • El ritmo del caminar lo deben llevar las caderas, es por eso que tu abdomen debe de ir apretado.
  • Los brazos deben de ir sueltos a los lados si no llevas nada cargado y debes permitir que se muevan al ritmo de tu andar.
  • Evita ver al piso cuando caminas, la mirada debe de ir de frente.
  • Cada persona debe encontrar su ritmo, aquel con el que se sienta cómoda. Los pasos cortos siempre son la mejor opción, las grandes zancadas pueden cansar en exceso.
  • Llevar una botellita de agua y, aunque no se tenga sed, tomar pequeños tragos.
  • Utilizar ropa y calzado cómodos.
  • Acompañado siempre es mejor, es la manera de obligarse a salir. También con tu mascota (perro) o escuchando un buen programa de radio o música que active la marcha.

Si te da miedo salir solo, no te ves con fuerzas o simplemente eres un poco perezoso, hay posibilidades para salir a caminar acompañado; en La guía del mayor tenemos experiencia; te damos conversación, activamos tu mente, mientras caminamos y paseamos a nuestra mascota.

Os recuerdo que para llevar un envejecimiento activo y saludable es importante el ejercicio físico, una buena alimentación y relacionarnos con nuestro entorno.

¡Venga, animaros! ;  ¡ ¡ Nunca es tarde para empezar ! !

¡Hasta pronto, amig@s!

“PON UNA MASCOTA EN TU VIDA”

¡Hola, amig@s!

Tenía muchas ganas de escribir sobre las mascotas y los beneficios que nos pueden aportar en el proceso del envejecimiento activo y saludable.

Tener una mascota, sea un perro, un gato, un pájaro o un roedor, nos puede aportar cariño, compañía, alegría, lealtad, muchas veces más  de lo que las propias personas de nuestro entorno son capaces de ofrecernos.

Según varios estudios realizados las mascotas aportan mejoras psicológicas y físicas, ya que su cuidado diario nos obliga a tener nuevas responsabilidades que antes no teníamos, como por ejemplo si es un perro, sacarlo a pasear tres veces al día y encargarnos de su higiene diaria.

Distintos estudios coinciden en las mejorías que producen las mascotas en las personas mayores que han adquirido una mascota en esta etapa de su vida y sobre todo si viven solas. Entre ellas podemos encontrar:

  • Mayor movilidad
  • Más vida social
  • Aumento de la sensación de bienestar
  • Entretenimiento
  • Relajación y equilibrio emocional

El convivir con un animal de compañía transmite vitalidad e incluso puede favorecer el vivir más tiempo y con mayor calidad.  Un perro, o un gato, o cualquier de  las mascotas con las que podamos relacionarnos pueden ser una gran alegría y una gran ayuda para toda la familia.

La responsabilidad que trae consigo cuidar una mascota aporta también grandes dosis de afecto y cariño así como compañía; no hay sensación más placentera que estar viendo la televisión o leyendo un libro mientras acaricias a tu perro o gato; os lo digo desde mi propia experiencia. Entras en un estado de relajación y de sosiego que no tienes cuando estas solo en casa.

En nuestro país, cada vez más, existen experiencias en los centro geriátricos, ya sean residencias o centros de día, que conviven, la mayoría de veces con perros, y se ha demostrado que los residentes mejoran su  autoestima y optimismo; el día que a un residente le toca encargarse del animal se encuentra con mucha más vitalidad. También se están utilizando terapias con animales para personas mayores incluso que sufren demencias con muy buenos resultados.

Un aspecto que suele preocupar a los dueños mayores de las mascotas, es que sucederá con ellas si ellos caen enfermos o fallecen, no quieren que sean un estorbo para el resto de  la familia. Para esta cuestión, hay varias soluciones, como que las propias residencias aceptaran mascotas, darlos en acogimiento a familias cuidadoras o a las protectoras de animales.

Por todo ello, queridos amig@s, que manera más bonita de disfrutar de nuestro envejecimiento que cuidando a una mascota, además de como ya sabéis, de llevar una vida saludable con ejercicio diario y una buena alimentación.

¡Hasta muy pronto!

Una imagen vale más que mil palabras.
Una imagen vale más que mil palabras.