“EL MALTRATO EN LAS PERSONAS MAYORES” (Parte 1.)

Hoy en día vivimos una etapa de constantes cambios sociales, económicos y sobre todo tecnológicos que no nos da tiempo a digerir. Creando unas desigualdades intergeneracionales que nos están llevando a que aumenten las discriminaciones personales, sociales y culturales en las personas mayores.

La violencia en los mayores es un problema emergente.
La violencia en los mayores es un problema emergente.

Las dinámicas familiares están cambiando y ello resulta en la pérdida de los cuidados familiares tradicionales en los menores y ancianos. Y aquí salen perdiendo nuestros mayores, dado que la vejez tiene unas connotaciones mucho más negativas que el cuidado de un menor, donde al parecer todo son risas y alegrías. Cuántas veces hemos escuchado, “cuando quieras me dejas un rato al niño y aprovechas”. Pero qué poco se dice, “llevas muchos días encerrada en casa cuidando a tu padre, ¿quieres dejármelo un rato y aprovechas?”.

Las políticas sociales favorecen la idea de que las familias son el pilar fundamental donde realizar la atención. Sin duda esto es así, ya que todos preferiríamos que nos cuidaran nuestros hijos o sobrinos que una señora que no conocemos de nada, digo yo;  pero sin un acompañamiento de recursos sociales adecuados por parte de la administración que nos ayude a conciliar estos cuidados es más probable que surjan conflictos y sobrecargas familiares. Factor de riesgo en el maltrato a personas mayores.

He estado investigando y todavía existen pocos estudios sobre este fenómeno, prueba de ello es que las Naciones Unidas abordan por primera vez la violencia contra las personas mayores en la II Asamblea Mundial del Envejecimiento (Madrid 2002) en la que se presenta un informe al respecto. Paralelamente, la Red Internacional para la prevención del maltrato en el anciano (INPEA), con el apoyo de la OMS, hace público el Informe “Voces ausentes” que se ha convertido en un referente para la puesta en marcha de procesos de investigación-acción en muchos países del mundo.

La mayoría de profesionales de nuestro país de diferentes disciplinas relacionadas con la atención a nuestros mayores, médicos de familia, trabajadores sociales, confirman que va en aumento el número de casos de maltrato que se encuentran en su día a día. Con un solo caso ya deberíamos de estar actuando.

Hay indicios claros de que el maltrato a mayores es un problema emergente. Tenemos que ver qué tipo de maltratos son los más frecuentes, donde se producen, que consecuencias tiene, vulnerabilidad social, como prevenirlos, aspectos jurídicos… solo conociendo el maltrato a fondo se podrá actuar para evitarlo definitivamente.

Por ello, os convoco al siguiente post que espero sea pronto.

¡ ¡ ¡Hasta pronto amig@s! ! !

LA MEDIACIÓN ( PARTE IV ) “MEDIACIÓN INTERGENERACIONAL”

¡¡¡POR FIN!!! Después de explicar que es la mediación, cuales son sus características y sus ventajas y en que consiste un proceso de mediación, voy a intentar haceros reflexionar sobre las ventajas de la mediación en los conflictos que surgen alrededor de la vida cotidiana de una persona mayor. ¡¡¡Vamos a ello!!!

Las relaciones entre las distintas etapas de la vida crean conflictos donde la mediación se convierte en herramienta de consenso mutuo.
Las relaciones entre las distintas etapas de la vida crean conflictos donde la mediación se convierte en herramienta de consenso mutuo.

Considerar la mediación desde una perspectiva psicosocial, significa tener en cuenta los factores del contexto, o lugar donde se utiliza, y los procesos psicosociales que ocurren en su aplicación, en la que están involucradas las relaciones interpersonales, el papel de las emociones, la comunicación verbal y no verbal, procesos de influencia social, efectos del poder y el status de las partes, etc.

Todo ello, pasa alrededor de nuestros mayores y sus familias. La convivencia diaria, la enfermedad sobrevenida, traen consigo conflictos que las familias no pueden gestionar por si mismas por el alto nivel de estrés a las que están sometidas.

Los pocos estudios recientes sobre este tema indican que la relación de conflictos que se suelen dar en esta etapa de la vida son los siguientes:

  • Dificultades de convivencia entre padres‐hijos‐
  • Desacuerdos entre hijos acerca del cuidado de una persona mayor enferma.
  • Conflictos relacionados con los cambios de domicilio.
  • Conflictos relacionados con los cuidados de larga duración.
  • Conflictos relacionados con la gestión y administración de bienes de la persona mayor: incapacidad, donaciones, testamentos etc.
  • Desacuerdos de la persona mayor o los miembros de su familia respecto a la atención socio‐sanitaria recibida.
  • Problemas relacionados con la comunidad: molestias de terceros, adecuación instalaciones comunitarias etc.

En contextos geriátricos (residencias y centros de día) nos encontramos con diversidad de conflictos:

  • Conflictos de relaciones (residentes‐familiares, residentes‐residentes, residentes‐cuidadores y/o profesionales,   cuidadores‐cuidadores, gestores‐profesionales, entre otras).
  • Conflictos con el entorno (espacios compartidos, privacidad, ergonomía, identificación e integración con el medio).
  • Conflictos producidos por las diferencias entre expectativas y realidad (frustración, aislamiento, depresión).
  • Conflictos por la pérdida de autonomía (dificultades en ejecución de actividades diarias, seguridad económica, declive de las facultades físicas y psíquicas).
  • Conflictos creados por las carencias en las necesidades básicas (afectos, apoyo social, cuidados).
  • En relación a los familiares del residente también aparecen conflictos entre estos y la residencia como: insatisfacción con los servicios de atención y cuidado al adulto mayor, coste y gastos del servicio, relaciones interpersonales (profesionales, cuidadores, gestores

Me gustaría terminar haciendo referencia a Bertschler and Cocklin (2004) que en su libro “Truce” plantean la mediación cómo una respuesta a la realidad de esta etapa adulta, a la vez que describen aquellas situaciones en que la mediación no debería ser aplicada (violencia doméstica, abusos, demencias…) que dará pie a mi siguiente post.

¡¡¡ Hasta pronto amig@s !!!