LA MEDIACIÓN ( PARTE III ). “COSILLAS QUE HAY QUE ACLARAR EN MEDIACIÓN”

Buscar un acuerdo siempre es positivo, ayuda a restaurar la comunicación.
Buscar un acuerdo siempre es positivo, ayuda a restaurar la comunicación.

Hoy toca hablar de dos cosas que me parecen interesantes aclarar, los diferentes tipos de resolución de conflictos y la diferencia entre mediador y abogado.

Los Métodos Alternativos de Resolución de Conflictos (MARC) son una manera útil y sencilla de resolver conflictos, ya sean de una empresa, de una comunidad de vecinos o de una familia. Voy a intentar explicarlos escuetamente sus diferencias.

LA MEDIACIÓN: método en el cual una persona imparcial ayuda a las partes a conseguir una resolución pacífica del conflicto aceptada por ambas.

Es un proceso voluntario, necesita de la figura de un tercero a elección de las partes o designada, se realiza en un ámbito privado y es un proceso flexible. Se llega a un acuerdo final que puede elevarse a escritura pública y a homologación judicial. Duración entre dos a seis meses.

LA NEGOCIACIÓN: las partes se sientan a conversar acerca del problema y lo resuelven otorgándose mutuas concesiones, sin necesidad de la intervención de un tercero.

Es un proceso voluntario y flexible. Se realiza en un ámbito privado y sus acuerdos pueden elevarse a escritura pública y homologación judicial. Duración entre dos y seis meses.

EL ARBITRAJE: Es un método privado para la solución de disputas en el que las partes interesadas se someten voluntariamente a la tutela de un tercero de su confianza y que esté desprovisto de la condición de órgano judicial para que les escuche y finalmente, resuelva sus diferencias de criterio.

Es un proceso voluntario, donde las partes eligen al “arbitro”, es un proceso regulado, y la resolución la dicta un tercero. Duración aproximada de seis meses.

También os quería aclarar la diferencia entre la figura del mediador y el abogado en un proceso de mediación.

El ABOGADO/A:

Asesor o defiende los intereses de su cliente.

-Tiene un enfoque jurídico e interviene en el conflicto.

-Controla que los acuerdos de mediación sean jurídicamente viables.

El MEDIADOR/A:

-Es una figura neutral.

-Trabaja para restablecer la comunicación entre dos personas en conflicto.

-Es un catalizador de la comunicación.

-El Mediador debe de respetar los siguientes axiomas: Imparcialidad, Neutralidad, Igualdad.

Espero que estas aclaraciones os sirvan si tenéis en mente empezar un proceso de mediación. En mi siguiente post, os hablaré de la mediación en los conflictos que surgen alrededor de la tercera edad y sus familias.

¡ ¡Hasta pronto! !

LA MEDIACIÓN ( PARTE II ) ¿EN QUÉ CONSISTE UN PROCESO DE MEDIACIÓN?

Hoy os voy a hablar en que consiste un proceso de mediación, después de conocer que es la mediación, sus características y sus beneficios.

  1. Llegar a acuerdos.
    Llegar a acuerdos.

    El proceso de mediación se inicia a solicitud de una de las partes, jurídica o física, que se pondrá en contacto con un centro de mediación (público o privado), para trasmitir su intención de resolver un conflicto existente.

  2. Notificación a la otra parte, a la cual se le transmite la intención de llevar a cabo una solución en el conflicto de ambos.
  3. Si la otra parte acepta, asistencia con un Mediador en una Sesión Informativa, haciéndoles la propuesta de utilizar este medio de alternativa judicial.

En esta “sesión informativa” en la que se explica a las partes que el proceso se vertebra en cuatro principios básicos: Voluntariedad, Confidencialidad, Imparcialidad y Neutralidad.

  1. Sesión Constitutiva con las partes y el Mediador: una vez celebrada la sesión informativa, las partes deciden si quieren continuar y desean poner fin al conflicto.
  2. Realización de sesiones sucesivas donde el mediador y las partes se reunirán, y si es necesario los asesores correspondientes.

El proceso se desarrolla en varias sesiones de una hora aproximada de duración y una media de seis sesiones aproximadamente (según conflicto, comunicación entre ambas partes, etc.), durante las cuales, de acuerdo con el principio de respeto mutuo, no interrupción y orden en la exposición, se traviesan diferentes fases, (obtención de información, establecimiento de la agenda de los puntos a tratar, propuesta de soluciones y alternativas).

  1. Acuerdo y fin del Procedimiento donde se alcanzará un acuerdo total o parcial:

El acuerdo final se elevará a Escritura Pública, dando lugar  a un título ejecutivo, con la misma fuerza legal que una sentencia de un magistrado.

De momento es todo, en el siguiente post os hablare sobre más cosas prácticas de la mediación y de diferencias entre otros modelos de resolución de conflictos. Y sobre todo, se acerca el momento de reflexionar sobre el papel de la mediación en la resolución de conflictos sociofamiliares.

¡ ¡ ¡ Hasta pronto, amig@s !!!

LA MEDIACIÓN. ( PARTE I )

Ayuda a resolver conflictos a través de la cultura de la paz.
Ayuda a resolver conflictos a través de la cultura de la paz.

Esto de la mediación, desgraciadamente, suele sonar a chino a muchas personas de nuestro entorno, y más aún, la mediación intergeneracional o en la tercera edad.

No quiero extenderme en explicar que es la mediación pero creo que es necesario comentarla un poco para que veáis la necesidad de utilizarla como una herramienta de intervención psicosocial en el sector de la tercera edad.

La mediación en sí consiste en un proceso de resolución de conflictos entre distintas partes, que con la ayuda de un mediador imparcial consiguen llegar a acuerdos por ellos mismos en sus discrepancias.

La mediación mejora las relaciones humanas, cuyo proceso tiene como finalidad principal, no sólo la consecución de un acuerdo entre las partes, sino el establecimiento de una comunicación e interacción mejores.

Las características principales de la mediación son:

Neutral e imparcial: el mediador no impone sus criterios en la toma de decisiones de las partes, ni se pone a favor ni en contra de ninguno de los participantes.

Voluntaria: las personas interesadas deciden iniciar o interrumpir el proceso de mediación, sin perjuicio alguno.

Confidencial: lo que se expone en la sesión de mediación no puede ser utilizado en ningún otro proceso, excepto en casos de delito o falta.

Flexible: se adapta a las partes y necesidades particulares de los participantes.

Autodeterminación de las partes: son los interesados los que generan alternativas de solución a su conflicto, llegando a acuerdos creados por ellos mismos para satisfacer sus intereses particulares.

Y, os preguntaréis, ¿Cuáles son los beneficios de la mediación?:

-Reducción en el tiempo y costes económicos del proceso judicial tradicional al resolver parcial o totalmente la disputa.

-Reducción en el estrés que provoca un conflicto en curso.

-Una mejora comprensión de la disputa.

-Mejorar y mantener las relaciones personales. Favorece la comunicación entre las partes.

-Llegar a un acuerdo que resuelva el problema o disputa.

Y, ¿qué cosas se pueden mediar?: la mediación se puede utilizar prácticamente en todos aquellos ámbitos en los que existe un conflicto. Pero se pueden dividir en diferentes Tipos de Mediación:

Familiar: conflictos que se plantean dentro de la familia que puede incluir padres, hijos, abuelos, pareja, o familia más extensa. Ruptura matrimonial.

Empresarial o Laboral
La Mediación en la Empresa está dirigida a aquellas personas que tengan problemas con sus superiores, sus subordinados o con los compañeros de trabajo.

Escolar
Para resolver los conflictos que pudieran darse entre alumnos, profesores y padres entre otros. La conflictividad es inevitable en la vida cotidiana de los centros escolares.

Comunitaria y/o Social: está dirigida a aquellas personas que tienen problemas con los vecinos, con el administrador de fincas, con el presidente de su comunidad o con las personas de su barrio, asociación de vecinos.

Intercultural: para conflictos que surgen por el desconocimiento del idioma o por las diferencias culturales.

Sanitaria: es un proceso de gestión de los conflictos que pueden aparecer ente profesionales sanitarios, usuario-profesional, usuario-usuario, institución-profesional y otros organismos relacionados.

Penal: aquella en la que se utiliza la mediación como resolución de conflictos entre víctima y victimario.

Mediación Penitenciaria: aquella en la que se utiliza la mediación como resolución de conflictos entre presos o entre funcionarios y presos, o entre funcionarios.

Esto es en grandes rasgos lo que es la mediación teóricamente; en mis siguientes posts os iré explicando en que consiste un proceso de mediación, como elegir un buen mediador, en que se diferencia de un abogado, o el papel de un abogado en un proceso de mediación y sobre todo como puede influir la mediación para mejorar la calidad de vida de nuestros mayores y sus familias.

Hasta mi siguiente post!

Relato del Gorrión

Esto de estar de resaca fallera hace que todo vaya más lento y que te enteres tarde de las cosas que suceden a tu alrededor.

Parece ser, que ayer, 20 de marzo, se conmemoró el día internacional de la felicidad, de los cuentacuentos y del gorrión, según informaciones en el telediario y redes sociales.

No pienso escribir sobre qué es la felicidad y como nos sentimos cuando estamos felices, eso es cosa de cada uno, pero sí que me interesa como afecta la felicidad o la tristeza en nuestros mayores.

Por lo que os invito a leer este pequeño relato que he escrito en una noche de insomnio al tener el sueño cambiado por el ambiente fallero.

“Enrique estaba sentado al sol como todas las mañanas en su banco preferido del parque. Le gustaba sentarse allí a leer el periódico desde que se jubiló hace cinco años. Se sentaba en ese banco porque le permitía observar a los gorriones como iban y venían a los cipreses que rodeaban el estanque.

Esa mañana, Enrique se sentía especialmente triste, hacía dos años que su mujer, Manuela había fallecido. Se sentía cansado de acudir todas las mañanas al mismo sitio y no hacer nada útil.

Ensimismado en sus pensamientos no se percató que un gorrión se posaba en su hombro. Al instante escuchó una vocecilla que le decía: Gracias, Enrique por acudir todas las mañanas al parque, con tu presencia me guías a regresar a mi nido donde me esperan mis gorrioncillos. Me haces inmensamente feliz.”

Moraleja: la felicidad se encuentra dentro de nosotros, es simplemente saber disfrutar de lo que te ocurre o realizas cada día.

Símbolo de la buena suerte, del amor verdadero y la libertad.
Símbolo de la buena suerte, del amor verdadero y la libertad.

¿QUÉ ES ESO DEL ENVEJECIMIENTO ACTIVO?

Pues esto del envejecimiento activo está de moda, aunque hay muchas personas que no saben exactamente de qué va, según la pequeña encuesta que he realizado en mi entorno. Algunas respuestas han sido: hacer ejercicio para las personas mayores, hacer actividades a los mayores, que paseen, que no paren de hacer cosas,…

Bueno, no van del todo desencaminadas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el envejecimiento activo como “el proceso en que se optimizan las oportunidades de salud, participación y seguridad a fin de mejorar la calidad de vida de las personas a medida que envejecen. El envejecimiento activo permite que las personas realicen su potencial de bienestar físico, social y se centra en las personas mayores y en la importancia de dar una imagen pública positiva de este colectivo”.

Analizando la definición de la OMS, vemos que resalta tres cosas importantes: mejorar la salud, para que las personas mayores puedan disfrutar plenamente de su actividad física y social, y a la vez que favoreciendo su participación e imagen pública.

Esto me hace pensar que para poder favorecer una imagen positiva de la tercera edad en nuestra sociedad, ¿todos los mayores tienen que llegar con buena salud a esta etapa?, y si no, ¿qué hacemos?, ¿los escondemos?, ¿Qué acciones llevamos a cabo para que los dependientes tengan un envejecimiento activo dentro de sus posibilidades?

El envejecimiento activo debe ir enfocado, a mi entender, a favorecer iniciativas donde los mayores puedan desarrollarse plenamente en la sociedad, puedan participar de programas de voluntariado intergeneracionales, y sobre todo, permitirles vivir con independencia y autonomía, adaptando la vivienda, la tecnología y el transporte.

Vamos, que el envejecimiento activo da para mucho pensar y analizar, así que pronto tendréis más!!!

“ESTO DE EMPEZAR”

Esto de empezar a escribir no me viene de nuevo, ya en el colegio me gustaba, participé en varias iniciativas pero por una cosa o por otra (estudiar, trabajar, salir con los amigos, etc…) nunca he tenido tiempo a pararme y sentarme a escribir sobre algo realmente importante.

Y, allá va, creo que ha llegado el momento, no sé si porque he sido madre hace poco y me he dado cuenta de todos los miembros de mi familia que mi hijo no va a poder conocer y que a mí me influyeron tanto, como fueron mis abuelos o mis tíos, que he decidido dedicarles este mi primer post, sin olvidarme claro está de mis padres, mi pilar fundamental y guía de mi vida.

Esto de empezar me ha generado una duda, ¿cómo denominar a nuestros mayores: tercera edad, personas de edad avanzada, persona mayor, anciano, viejo, cuarta edad, edad dorada…?,¿Cuál es la forma correcta?.

Según he estado investigando en diferentes autores las denominaciones correctas o no correctas no existen, más bien depende del enfoque positivo o negativo que se le dé a la palabra. Por ejemplo, no es lo mismo decir “este viejo que no mira por donde va”, que decir “mis viejos están muy bien de salud”. La primera denota desprecio y la segunda familiaridad.

La vejez es una etapa de nuestro ciclo vital, hemos nacido, nos hemos desarrollado física y psicológicamente durante nuestra infancia y adolescencia, llegando a la etapa adulta de nuestra madurez, e inevitablemente llegamos a la vejez. Etapa de la vida donde podemos seguir realizando una vida placentera durante muchos años. Por lo que viejo o anciano no deberían usarse peyorativamente.

El concepto de tercera edad tiene dos consideraciones, por un lado define a la persona que ya no está en edad laboral y ya no genera productividad y por otro, persona que genera gasto al Estado a través de sanidad, servicios sociales.

Para nuestros antepasados el concepto de anciano era sinónimo de respeto, de sabiduría; actualmente parece ser sinónimo de abandono, malos tratos, aislamiento, conflicto familiar.

Pero para mí no todo es negativo en la imagen social de nuestros mayores, porque gracias a ellos muchas familias están saliendo adelante económicamente, gracias a ellos sus nietos están acompañados y cuidados mientras sus padres trabajan. Muchos de ellos acuden a actividades sociales, educativas, son voluntarios en asociaciones ayudando a jóvenes. En definitiva, viven bajo la conciencia de un envejecimiento activo y saludable.

Por todo ello, yo me voy a quedar con el término que más cariño me genera, “nuestros mayores”.